No todos los días se puede escribir

Van tres días y ya siento que va a ser muy complicado escribir todos los días. No todos los días pasa algo lo suficientemente interesante para escribir al respecto.

Sin embargo hoy fue día de noticias tristes.

Hoy fue día de llevar a Chuby a baño, y de paso una revisada porque está muy decaída últimamente. El diagnóstico fue triste. Le volvieron a salir tumores y esta ves muy cercanos al cuerpo. El pronóstico no es favorable, y estamos en el punto de mejor tratar de darle una buena vida el tiempo que le quede, que no es mucho, por cierto.

«Oldie but Goldie»

A post shared by Allewar (@allewar) on

Pase lo que pase, seguirá siendo una reina ahora y siempre.

De vuelta a la rutina

Regresando a la rutina del trabajo el día se fue despacio. Fue día de hacer pagos, ya que ayer los bancos no operaron.

Por lo demás, el día corrió tranquilo, excepto por la maldita computadora que ya volvió a apagarse cada media hora. Parece que le cayeron mal las vacaciones. Es desesperante y me causa mucho coraje. Tal vez vaya siendo tiempo de reponerla.

Oh, en la mañana «Puma» posó para unas fotos. Esta es la más chida:

Hasta parece que posa.

A post shared by Allewar (@allewar) on

Hoy hubo mucha música, interrumpida por los súbitos apagones de la maldita iMac, y al final del día puse una estación de rolas ya añejas y que me recordaron eventos y personas. Me cruzó por la mente escribir sobre algunas de ellas mientras las escucho, pero eso, eso será en otra ocasión. Dejo esta, porque me gusto el formato de este canal de Youtube.

Hola 2018

2017 fue un año muy accidentado, aunque menos que el 2016 (¿qué dijeron?). Muchas cosas se acomodaron de manera natural, y bueno, el aprendizaje nunca se termina.

Así que tomo lo que llegó con mucha tranquilidad, lo saboreo, los disfruto, lo trago, y me dispongo a aplicar lo aprendido.

Mi brindis de año nuevo. Uvas negras y «mulled wine» con la receta que Eva me regaló.